Maestros del tenis

Hoy he jugado al tenis, si, si, como lo estáis leyendo, he jugado, bueno, jugar lo que se dice jugar…
Todo surgió anteayer cuando se barajó la idea de ir a pelotear un rato y yo, que me atrevo a todo, pues ahí voy.
Como todos sabréis, el tenis es un deporte que requiere técnica y no cuatro tonterías, estoy hablando de multitud de matices que solo es posible pulir con los años y por eso estoy aquí, escribiendo nuevamente, porque me ha dejado muy sorprendido. 
Llevo haciendo deporte mucho tiempo, he practicado varios y diversos, unos mas otros menos, en algunos he evolucionado algo, en otros se puede decir que he involucionado, pero en resumidas cuentas podemos decir que me desenvuelvo medianamente bien en alguno de ellos, procuro mantenerme en forma, intento controlar las técnicas básicas necesarias para realizarlo y todo producto de una gran terquedad por mi parte porque por suerte o por desgracia genética… poca.
Lo que me ha impactado del tenis es que ya puedes correr, ya puedes tener un brazo como si fueras un cangrejo violinista, si no sabes pegarle a la bola poco puedes hacer.
Mis dos compañeros de juego son dos grandes jugadores dado que llevan desde que eran pequeños jugando de vez en cuando, a veces cada mas tiempo y otras mas continuadas, pero entre ellos hay un mundo de diferencias, uno tiene unas capacidades aeróbicas impresionantes, un aguante al sufrimiento sorprendente, todo ello fruto de mucho, mucho entrenamiento y sobre todo… tiene poco mas de veinte años (que también cuenta), el otro, ya se acerca a los cuarenta, tuvo su época deportiva, me consta que con gran talento para algunos deportes pero la vida en general y la laboral en particular, le han ido alejando poco a poco del deporte. Pero si tuviera que apostar, hubiera perdido!!! 
Resulta que sin moverse prácticamente del sitio ha controlado el partido durante todos los sets, o como se diga, sin embargo su contrincante, aún con golpes muy bien hechos, no ha logrado aprovecharse de sus atributos, es cierto que metía puntos con solo un saque, bestial, pero el veterano, con calma recuperaba y remontaba.
Y me tocó jugar a mi, al as del tenis, al Rafa Nadal de la zona, pelota por allí, pelota por allá, golpe con la estructura de la raqueta, con la mano… un sin fin de tropiezos varios que han evidenciado rápidamente mi poco mas que nula experiencia con este deporte que dicen data del siglo XVIII, pero mas tarde, con algunos consejos de mis dos compañeros, he conseguido devolver algunas de las bolas y ha sido ahí cuando he abierto un nuevo nivel de conciencia, he traspasado las barreras del desconocimiento absoluto, he podido atisbar desde muy lejos lo que es el Tenis, un deporte que cuando me lo encontraba haciendo zapping lo quitaba directamente, ahora se lo que es y me ha impresionado, lo que hace que me pregunte que ¿cuantos deportes habrá que me impresionen? o mas bien ¿habrá algún deporte que no me pueda sorprender y apasionar?
Creo amigos, que salvando los miles de entendidos en la materia que manifiestan abiertamente en tertulias de café y puro que hay deportes como correr que no tienen misterio, que solo hay que correr, yo creo, desde mi humilde opinión de inculto en casi todo, que el deporte en todas sus variantes es maravilloso y que oculta miles de enigmas y misterios que lo hacen fascinante, pensar por un momento en que la diferencia entre Tiger Woods, Roger Federer, Rafa Nadal, Pau Gasol, Ruth Beitia, Indurain, Danny Hart, Chris Sharma, Berta Martin, Mireia Belmonte, Michael Phelps, con otros es haber repetido miles de veces ese error, ese fallo, ese movimiento, ese toque que al final, tras tantas repeticiones se convierte en algo mágico y maravilloso, si luego no vienen a mancharlo con la lacra del dopaje, que todo hay que decirlo.
En resumen, que mi mejor golpe han sido las fotos que con mucho gusto les hecho a los zagales, que eso también tiene su misterio, por cierto, que también me han hecho una a mi y muy bien hecha, gracias por la foto y por esa clase magistral!!!!
Os dejo, un saludo y recordar que gran clave está en disfrutar!!!!!
Nos vemos en breve!!!

1 comentario

  1. cierto, tener veinte años es una ventaja física, pero no es una gran cualidad si lo que se quiere es trabajar el punto con paciencia. Me ha pasado como cuando, tras un parón con la bici, te acuerdas de tu estado de forma de antes de ese parón y crees que no habrás perdido mucho, que equivocado estás, por mucho que quieras volver a subir las cenizas a 15 vas a tener suerte si consigues subirlas a 10 o 12. Pues igual, yo no entendía como había perdido tanto, golpes que antes me salían, medianamente, esta vez se me iban fuera. Saber que has podido hacerlo pero que ahora no puedes, para alguien tan competitivo, es frustrante, y más si tienes poco mas de 20 años.

Deja un comentario

*