cambios y mas cambios: Cambios

La vida es cambio, es levantarte solo y acostarte siendo padre de familia, pasar de jugar al Counter a jugar con los dos enanos a que la cama es un barco y las almohadas tiburones  a la espera de ser estudiados por biologos marinos, dejar de escalar para volver a montar en bici y después volverla a colgar durante un tiempo hasta que un día sin mas, te ves disfrutando de nuevo en plena competición. La vida son años, meses, días… arena cayendo incesante, tapando cosas y destapando otras que van sumando un conjunto genial, un resultado que es la vida.

Y llega un día en el que abres los ojos y ves la verdad, la verdad que se nos oculta con el velo de la inmadurez, solo algunos afortunados viven sin ese velo que te impide ver la vida como ha de verse, como eso que hay que deborar antes de que sea tarde.

Solo con los años vas entendiendo el secreto del éxito, que no hay meta, que la meta es el camino. Hace poco, me ocurrió una de esas cosas irrelevantes para el resto de los mortales pero para mi fue algo muy importante, de repente sentí la necesidad de saber si el poema del camino de Machado era eso que yo conocía o simplemente se trataba de un tergiversación por desconocimiento por mi parte, resultando que al final lo que yo conocía era un fragmento de un poema maravilloso:

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar

 

Un poema que por una razón un otra, jamás había leído entero y… sobran la palabras.

 

Cambios, muchos cambios ha habido recientemente, he desaparecido de las redes sociales, así lo decidí tras una tarde de meditación ante la posibilidad de verme en medio de un problema, así que tiré por la tangente, fue una gran decisión la verdad.

Sigo corriendo y sorprendentemente estoy mas fuerte que nunca, como dice mi amigo Peri, había margen de mejora pero es que estoy mejorando muchas marcas que ya tenía aceptadas como marcas consolidadas y eternas… nunca se sabe hasta donde puede llegar uno. Hace unos días me tocaban series de mil metros, pues conseguí hacerlas todas correctamente y por debajo de cuatro minutos (gracias a los consejos de un crack) y resulta que nunca había bajado esos tiempos.

Hechos recientes me llevaron a cerrar y borrar todas mis cuentas en redes sociales, no llegó a pasar nada, pero un colega del trabajo hizo algo que me mostró lo que podría llegar a pasar, así que mi decisión fue sencilla, todo borrado, he creado nuevas cuentas en twitter y facebook, basicamente por aquello de estar informado y de compartir alguna que otra cosilla, aunque es cierto que desde que leo sobre esa “nueva” corriente de pensamiento del Minimalismo, entrecomillo porque está basada en principios básicos de culturas como la budista, las apps que llevo en el movil en lo que a redes sociales se refiere, han quedado relegadas a la última pantalla del teléfono, es muy buena técnica, os la recomiendo si quréis desiontoxicaros de tanta red social, creedme cuando os digo que se está muy bien sin tanta sobre información.

Ese tema, el de la sobre información, es uno del que me gustaría hablar largo y tendido pero no es el momento, simplemente diré que, al menos en mi caso, tenemos tal facilidad de acceso a practicamente cualquier información, que al final no acabamos de centrarnos en nada, a mi me pasa muy habitualmente, empiezo leyendo sobre un tema “blind sql” por ejemplo y me leo los documentos en diagonal, además de que al final acabo viendo algún vídeo en youtube o bajando algún manual que al final nunca leo. Es tanto lo que hay a disposición que es inviable leer todo lo que uno se baja. Yo estoy poco a poco desenganchándome, estoy volviendo al libro tradicional, tengo muchos por terminar y me he prometido que hasta que no me termine los que tengo pendiente, no leo nada electrónico, es mas, intentaré que mis futuras lecturas sean todas en papel, si no puedo comprarlas por carecer de espacio para mas libros, las cojo en la biblioteca o lo compro pero a cambio de alguno de los que tengo en la estantería.

Y así vamos, en breve un carrera mas, la de La Aljorra, clásico donde los haya y en la que intentaremos dar la talla, a ver si nos colamos en los grupos de cabeza, que la cosa ha cambiado bastante y parece que podemos aspirar a seguir el rebufo de la élite.

Lo dicho, cambios y mas cambios, unos duros otros no tanto pero siempre, necesarios.

Un saludo.

Deja un comentario

*